Diario El Comercio, suplemento El Dominical, 12 de noviembre de 2017

Dos personajes se enfrascan en una lucha silenciosa.  Las imágenes que representan las distintas llaves de judo le sirven a Gonzalo Garcia Callegari para explorar, en la figura del cuerpo humano en movimiento, algo que ya ha trabajado en muestras anteriores.  Esta vez, el artista mezcla dos técnicas distintas: los personajes son dibujados a lápiz y carboncillo sobre la tela, y el fondo es pintado con acrílico a manera de una trama geométrica.  Este contraste acentúa la plasticidad de este arte marcial japonés, y le permite a Garcia Callegari hacer una especie de fusión entre lo figurativo y lo abstracto.

(texto de Jorge Paredes Laos)

[/vc_column][/vc_row]

Posts Relacionados

Deja un comentario